CROQUETAS DE QUESO GORGONZOLA


Imagen

CROQUETAS DE QUESO GORGONZOLA

Deliciosas por su cremosidad, con un sabor intenso y muy característico. Tienen mucha fuerza, pero el resultado es muy cremoso, suave en boca por el final dulce de este queso italiano a pesar de su intensidad  (no quedan tan fuertes como las de roquefort o cabrales y son  menos ácidas). Además vamos a rebozarlas con un polvo de Kikos, para darle un sabor y apariencia diferentes

INGREDIENTES

(40 piezas +/-)

  • 250 gramos de queso gorgonzola (el dulce, hay 2 tipos en el mercado)
  • 2 huevos (bien batidos cuando los tengamos que usar)
  • 50 gramos de polvo de kikos (salados, los machacamos bien con un mortero o trituramos con cuchilla de brazo si tenemos en casa, tiene que quedar muy muy fino)
  • Pan rallado (a demanda)
  • Bechamel: Vamos a hacer una bechamel apretada, para que la masa de la croqueta sea lo suficientemente consistente a la hora de freírse y no abrirse durante ese proceso) Necesitamos: 1 litro de leche, 90gramos de harina, 90 gramos de mantequilla, sal, pimienta y nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen para freír las croquetas

PREPARACIÓN

Imagen

  • Bechamel: Calentamos en 1 cazo la mantequilla, cuando esté disuelta vamos añadiendo poco a poco la harina y la leche cuando no haya grumos. Cuando empieza a hervir añadimos el queso en porciones pequeñas y salpimentamos al gusto con 1/2 cucharadita de nuez moscada. Dejamos hervir aproximadamente 10´o un poquito más. Hasta que la bechamel resulte espesa. Removemos siempre si es necesario con una cuchara de palo
  • Dejamos enfriar la bechamel completamente al menos durante 2 horas
  • Cuando la masa esté bien fría formamos las bolas y las pasamos en primer lugar por el huevo, después por el polvo de kikos y por último por el pan rallado. Es importante que el pan rallado selle por completo los huecos que pueda dejar el polvo de kikos y que no se salgan al freírlas
  • Vamos a hacer bolitas pequeñas porqué estas croquetas tienen bastante sabor (unos 2cm de diámetro cada una +/-)
  • Vamos colocándolas en una bandeja amplia y volvemos a enfriarlas completamente antes de freírlas. Cuánto mas frías  mejor se freirán.
  • Si  las queremos congelar, lo podemos hacer perfectamente, pero recordad que se fríen congeladas y con el aceite muy caliente para evitar que se abran
  • Sólo nos queda freírlas en aceite de oliva bien caliente (podemos usar la freidora perfectamente, así no hay que darlas la vuelta) y procurar no hacerlas todas  juntas para que no pierda temperatura el aceite
  • Las vamos sacando y colocando sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Las servimos bien calientes (podemos dar un golpe ligero de micro si vemos que tardamos un poquito más. Todo depende de nuestra agilidad)
  • Las croquetas bien hechas, hasta de bechamel sola están buenas, ahí está el truco. Podemos hacer desde las tradicionales de aprovechamiento de un cocido a vegetales, como queramos
  • Ideales como entrada, acompañadas de una ensalada, un poquito de hummus, etc. como decimos siempre #AlGusto

Imagen